fbpx

EL CARRIL-BUS EN BOLIVIA

4 agosto, 2017
Guía de Bolivia

Cuando lo vi la primera vez flipé. ¿Qué es ese híbrido entre un autobús y un tren? ¿Un trenebús? Pues no, se llama bus-carril y, aunque no es una cosa que se encuentre sólo en Bolivia, en este país permite hacer unos recorridos increíbles acercándote al mundo que te rodea y la gente que lo llena de otra manera. Te presentamos tres rutas ferroviarias bolivianas que no conviene perderse.

La red ferroviaria boliviana tiene un gran problema: en realidad son dos redes inconexas, privatizadas hace unos veinte años (con la consiguiente reducción de servicios) y además en franca decadencia: la Empresa Ferroviaria Andina (FCA) y la Empresa Ferroviaria Oriental. Y aunque tienen los trenes que todos conocemos, tienen otros que nosotros no, construidos del tipo del ferrobús, un vehiculo ferroviario ultraligero con chasis y carrocería de autobús sobre los ejes.

La ligereza y fácil mantenimiento de estos trenes muestra su mejor lado en las zonas abruptas con trazados viarios precarios de Bolivia. Hay tres líneas de bus-carril que opera la compañía FCA que hacen tres idas y tres vueltas por semana. Dos de ellas asumen un papel social y tienen por principal misión dar servicio a comunidades aisladas de difícil acceso. La tercera tiene una intención estrtégica.

Un tren de línea para las comunidades andinas

Se puede llegar de Sucre a Potosí tranquilamente por carretera; pero esa vía de comunicación pasa muy lejos de unas cuantas poblaciones (Ñucchu, Carvajal, Quivi Quivi…). Si llegas a El Tejar, a tres kilómetros de Sucre, podrás subirte a un verdadero tren de línea con insospechadas paradas a voluntad por ciento y pico tortuosos kilómetros entre valles dejados de la mano de dios a más de tres mil metros de altitud. No tengas prisa, echarás toda la jornada…

El carril-bus que hace el recorrido entre Cochabamba y Aiquile es un Mercedes blanco, aunque no como el del amigo de Kiko Veneno. Como autobús es excelente, pero no puedes evitar sorprenderte al ver de pronto unos raíles en lugar de carretera. Es un viaje de unos doscientos kilómetros por el accidentado y hermoso departamento de Cochabamba atravesando pequeñas poblaciones para llegar a Aiquile, una tranquila ciudad de 25.000 habitantes.

Un carril-bus estratégico

El carril-bus que opera entre La Paz (en realidad Viacha, a 22 km.) y Charaña, en la frontera con Chile, es lo que queda de la famosa línea La Paz-Arica; más que nada, el testimonio de una deuda histórica. En 1904, Bolivia cedió territorio a cambio de que Chile mantuviese una línea de salida al Pacífico. La línea apenas funciona, más que testimonialmente, por ambos lados. Hoy es un inmejorable trayecto de doscientos kilómetros y siete horas por el altiplano.

Serpenteando por los secos valles andinos, descubriendo las ricas provincias de Cochabamba, traqueteando en dirección al Pacífico, el carril-bus es una opción para gente sin prisa que sabe convertir las incomodidades del viaje en uno de sus mayores alicientes. Bolivia sobre raíles, pero en autobús.

Escrito por: Victor Zamorano Blanco / Fotos: Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *