fbpx

PERITO MORENO: EL GLACIAR MÁS BONITO DEL MUNDO

23 agosto, 2016
Guía de Argentina

En algún lugar donde Chile y Argentina se unen la tierra se deshace y se agrupa en grandes bloques de hielo que dan como resultado uno de los lugares más bellos (y románticos) del mundo. Prepara la bufanda y el gorro para viajar con nosotros hasta el glaciar más bonito del mundo: el Perito Moreno. 

La belleza que no espera

1996 – 2006 – 2008 – 2012 – 2016

No, no se trata de ningún psicotécnico, sino de los años en los que el glaciar Perito Moreno se ha derrumbado, convirtiendo su caída en uno de los mayores espectáculos de la naturaleza pero, también, en uno de los highlights turísticos más azarosos que existen.

Considerada como la Octava Maravilla del Mundo, el Perito Moreno es una masa de hielo de 5 kilómetros de ancho y 74 metros de altura formado entre el lago Argentina y el brazo Rico, extensión perteneciente al anterior. Dos lagos cuya unión da como resultado una empalizada que, a modo de lengua glaciar, se extiende hasta las profundidades de la Patagonia.

SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL DÍA EN NUESTRAS PROPUESTAS VIAJERAS

Si bien numerosos expertos aún estudian los fenómenos que producen el crecimiento y decrecimiento de esta masa de hielo, lo que sí ha sido confirmado es el proceso de formación, el cual obedece al “efecto presa” que el glaciar provoca en el brazo, cuyas aguas se suman al mismo provocando el acantilado blanco que bloquea el acceso entre el brazo y el lago Argentino.

Como producto de la erosión del agua, se forma un puente que surca el glaciar y comunica ambos lagos hasta que la caída de la bóveda y, por ende, de gran parte del glaciar se convierte en una “ruptura” cuyo avistamiento sólo puede ser definido por el destino.

A cuatrocientos metros del glaciar se establecen diversos miradores desde los que poder contemplar uno de los lugares más bellos del mundo y joya del parque nacional de Los Glaciares, situado al sudoeste de Argentina a modo de desenlace gélido para unos Andes que surcan parte de la geografía occidental de Sudamérica.

El parque, designado Patrimonio de la Unesco en 1981, abarca un micromundo de glaciares (el Viedma o el Mayo son otros ejemplos), bosques y animales (entre ellos especies en extinción como el avestruz patagónico) que hará las delicias de los amantes de esos lugares silenciosos donde los único sonidos son producidos por la propia naturaleza o, quizás, el sonido de un barco surcando las lagunas heladas de este paraíso que supone el umbral hacia una región de la Patagonia que enamora.

Si descendemos, el parque nacional Torres del Paine o Puerto Natales, un pueblecito de casas coloridas asomado al estrecho de Magallanes, se convertirán en la perfecta parada antes de saltar a Punta Arenas, ciudad portuario chilena.

Tras atravesar el estrecho llegaremos a ese lugar en el que el continente se confunde por completo: Tierra de Fuego, archipiélago donde conviven la pampa y las cordilleras nevadas del fin de Sudamérica, del mundo entero.

Y es ahí donde Ushuaia se convierte en meca de enamorados y ciudad ideal para avistar las colonias de leones marinos que llegan desde más allá, desde un sur aún más inhóspito para los viajeros atrevidos que acuden cada año esperando que cierto glaciar, cual lotería, estalle en todo su esplendor.

Escrito por: Alberto Piernas

OFERTA viaje a Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *