VIAJES A MARRUECOS

CONOCIENDO MARRUECOS

  • Superficie del País:  Algo menor que el tamaño de España.
  • Población del País: 32 millones de habitantes.
  • Religión: Alrededor del 95 % de la población es musulmana suní. El resto se reparten entre cristianos, judíos y otros cultos.
  • Clima:  Dada la influencia térmica del Atlántico y el Mediterráneo, el norte de Marruecos tiene un moderado clima subtropical, muy húmedo y lluvioso durante el invierno. En el interior del país, las temperaturas se mueven en rangos extremos, muy frías en invierno y extremadamente calurosas en verano. En algunas zonas montañosas, como la zona de la cordillera del Atlas, las temperaturas pueden descender por debajo de los cero grados.
  • Dinero:  La moneda oficial de Marruecos es el Dirham Marroquí 1€ = 11,30 MAD
  • Salud: Existe un número suficiente de farmacias y centros médicos incluso en poblaciones pequeñas. Se debe prestar cuidado a la comida elaborada en puestos callejeros. El agua de la red generalmente es potable, aunque es siempre recomendable la embotellada.

MARRUECOS EN PARALELO

Como un camello que siempre llega a su destino, como el cous cous que reconforta a cualquier viajero nómada, Marruecos es ese hogar cálido al que volver siempre.

Adaptado al agua y la sombra que tanto escaseaban en el desierto del que una vez nació, el vecino africano es una ventana a bazares de colores, palacios de las Mil y Una Noches o pueblecitos azules donde la posibilidad de ver una alfombra mágica en movimiento o cabras escaladoras en busca del fruto de argán es más que posible.

Pero es allí, mientras caminas por el desierto del Sáhara, cuando la certeza de que existen ventanas a otros mundos y estados de consciencia diferente se vuelve más poderosa que nunca. Solo quedan la arena, el cielo y tú. El clímax por el país de los sentidos, las callejuelas de los zocos bulliciosos o un Atlas que invita a ser descubierto.

¡ Pregúntanos por tu viaje perfecto !

Exótico y cercano a la vez, el país vecino al sur de Gibraltar nos atrae con una fuerza irresistible por sus colores, su gastronomía y sus inigualables paisajes. Sin embargo, siempre es aconsejable informarnos sobre las costumbres del lugar antes de nuestro viaje a Marruecos. Así, además de no sorprendernos al llegar, podremos aplicar el “donde fueres, haz lo que vieres”.

COMER Y BEBER

Líate la manta a la cabeza con la comida marroquí. El adjetivo “exquisita” se queda corto para describir la gastronomía de este país. Olvídate de la dieta por unos días y no te vayas sin probar el cordero o sus pastelitos. ¡Son increíbles!

Ahora, en cuanto a la bebida, ten bastante más cuidado. Evita a toda costa beber agua del grifo si no quieres que un problema digestivo te arruine el tour por Marruecos. Además, recuerda que el alcohol está prohibido para los musulmanes, por lo que si te apetece una copa a mitad de las vacaciones, espero que la hayas traído de casa.

NO TE LÍES CON LA MONEDA

Como seguro que ya sabrás, la moneda nacional de este país es el dirham. Para que más o menos controles los cambios, ten en mente que 1€ suele corresponder a 11 dirhams. Respecto a los lugares donde realizar el cambio, te aconsejamos que sea directamente durante tu circuito por Marruecos, no antes. Esto se debe a que si lo haces directamente allí te ahorrarás una parte de las comisiones.

En dependencia de dónde cambies, te saldrá más o menos favorable, pero como mucho se acercarán a redondear a los 10 dirhams. Aunque si se trata de compras de gran cuantía te permiten pagar con euros, te aconsejamos que para compras pequeñas utilices directamente el Dirham.

REGATÉALO TODO

No es una cuestión de falta de confianza, no es nada personal, no es que el vendedor quiera discutir contigo. No es nada de eso. El regateo es parte de la cultura de la zona y debes llevarlo a cabo siempre. Tómatelo como una especie de juego inherente a la experiencia de tu viaje por Marruecos.

OTRAS COSTUMBRES

Te encontrarás a gente por la calle que quiera hacerte de guía o que te quiera vender algo. Tampoco te lo tomes a mal, es completamente normal. Si aceptas que te echen una mano, recuerda que siempre solicitarán alguna propina a cambio. Pero si no quieres, con decir que no de forma amable pero tajante, no tendrás ningún problema.

Por otra parte, no te asombres si el ritmo de vida allí es más tranquilo que en España. Entiende que, aparte de formar parte de su filosofía, es una de las cosas que, realmente, más nos atrae de viajar a este país. Así que, simplemente, disfrútalo. Y si es en compañía de Horizonte Paralelo… ¡mejor!

¡ Pregúntanos por tu viaje perfecto !