fbpx

¿QUÉ ES EL JET LAG Y CÓMO COMBATIRLO?

8 mayo, 2017
Viajes

Hemos escuchado esas dos palabras muchas veces pero no es hasta el momento en el que llegamos a un destino lejano, cuando comenzamos a sentir los mareos, desequilibrios y náuseas propias de un largo vuelo, que transcurre entre diferentes franjas horarias. Pero ¿Qué es el jet lag y cómo se combate?

Jet lag: el síndrome transoceánico

En 1966, el periodista Horace Sutton escribió en Los Angeles Times dos palabras, jet lag, seguidas de una descripción cuanto menos “poética”: “Si es un miembro de la jet set y viaja a Katmandú a tomar un café con el Rey Mahendra, cuente con que padecerá de jet lag, una debilidad similar a la resaca, que se produce por el simple hecho de que los jet viajan tan rápido que dejan atrás los ritmos biológicos de su cuerpo”.

Una alteración ligada al conocido como ritmo circadiano, el cual se adapta a una determinada franja horaria permitiendo que nos adaptemos al amanecer o el atardecer y que en su momento afectaba a las altas clases que comenzaban a volar alrededor del mundo. El jet lag es un síndrome exclusivo de quienes viajan en aviones, ya que estos son los únicos medios de transporte que nos permiten atravesar franjas horarias a mayor velocidad, y como tal, este proceso afecta a los ritmos biológicos de nuestro cuerpo.

Los efectos del jet lag han sido experimentados por muchos de nosotros en uno u otro momento de diferentes formas: fatiga, cansancio, apatía, sequedad en la boca, y hasta falta de apetito sexual. Un problema que puede tornarse más peligroso cuando se trata de pasajeros que siguen tratamientos médicos estrictos, ya que la alteración horaria puede afectar al consumo del mismo y, por ende, al estado de salud que ya de por sí se ve alterado cuando viajamos a un país lejano a través de un vuelo transoceánico.

SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL DÍA EN NUESTRAS PROPUESTAS VIAJERAS

En el caso de estar siguiendo un tratamiento, la opción más recomendable será la de consultar con nuestro médico las pautas correctas a seguir durante el cambio horario. Si en tu caso no consumes medicamentos, existen diversas formas de “acostumbrar” al cuerpo a tan transgresor cambio de estado.

En primer lugar, se recomienda no tomar alcohol ni café durante las horas previas, durante y después del vuelo, ya que la cafeína afecta a unos patrones de sueño ya de por sí modificados por el propio vuelo. A su vez, la idea de un buen estado de salud apoyado en un jet lag menos intenso puede ser la mejor forma de enfrentarnos a este síndrome bebiendo mucha agua para evitar la deshidratación, tomando alimentos energéticos como frutos secos (especialmente una vez aterrizamos) o incluso practicando ejercicios a bordo, véase mover las piernas o incluso sucumbiendo a algunos movimientos de cabeza y cuello de yoga seguidos de una sesión de  meditación escuchando cintas de audio relajante.

Las opciones más avanzadas para prevenir el jet lag pasan por levantarse una hora antes (o después) en función del destino al que viajaremos durante las tres semanas previas al despegue a fin de acostumbrar nuestro organismo a ese futuro cambio horario.

Escrito por: Alberto Piernas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *