fbpx

LOS MERCADOS MÁS INCREÍBLES DEL MUNDO

18 septiembre, 2015
Viajes

Para muchos viajeros, los mercados son uno de los mejores lugares donde pasar el rato, especialmente en pleno viaje. No tiene que ver para nada con ser aficionado a hacer compras; a mí personalmente no me gusta demasiado. Sin embargo, me encanta pasear entre los puestos viendo las distintas mercancías, oliendo aromas nuevos, escuchando el jaleo y los silencios, toquetear la mercancía.

Por eso queremos mostraros algunos de los mercados más espectaculares o más asombrosos del mundo.

1.       El Gran Bazar de Estambul, fundado antes de la llegada de los turcos a la ciudad. Sesenta calles, 5.000 puestos y 300.000 visitantes diarios en un complejo cubierto que alberga además fuentes, cafés, mezquitas y todo el espíritu de una encrucijada cultural en plena ebullición. Especias, alfombras, narguiles, marroquinería, joyas, antigüedades y mucho, mucho regateo.

2.       Mercado de Kashgar. Etapa de primer orden de la Ruta de la Seda (aunque muy venida a menos), esta ciudad situada en los confines occidentales de China reúne todos los domingos numerosas etnias: uigures, tayikos, uzbekos chinos han… Los caballos y las ovejas son los productos estrella, pero también encontrarás frutas, verduras y comida preparada (como sus famosos fideos).

3.       En México se encuentra el mercado de San Juan, que forma parte de la densa red de mercados del Distrito Federal. En San Juan se encuentran las distintas tradiciones gastronómicas mexicanas, sean las mejores carnes norteñas, sean los sabrosos insectos prehispánicos, y hay quien dice que es el mejor lugar de la ciudad para comer. De hecho, podremos ver los productos más exóticos que podamos imaginar, desde carne de armadillo a las frutas de la Centroamérica más recóndita.

4.       El mercado de Mauerpark en Berlín. Localizado en un parque construido sobre el antiguo muro, es un conglomerado bastante anárquico donde encontrarás todo tipo de cosas de segunda mano, artículos vintage, baratijas, rarezas y artesanías, y no faltarán comida y música. Sí, también se ha convertido en un lugar sumamente turístico y algunos dirían snob, pero sigue constituyendo un buen domingo por la mañana.

5.       Desquiciante por su tamaño y variedad, es el de Chatuchak en Bangkok (el mayor mercado al aire libre de Tailandia) hablamos de 110.000 metros cuadrados, 200.000 visitantes diarios y 15.000 puestos repletos de souvenirs, ropa, alimentos, cerámica, mascotas, muebles, libros, artículos para el hogar, coleccionables, comida, bebida… Aunque tiene la reputación de ser el más barato del país, el regateo se da por supuesto. Sólo abres los fines de semana.

6.       En la vieja ciudad de Delhi se localiza Chandni Chouk, el “mercado de la luz de la luna”, fundado en 1650. Es un conglomerado de edificaciones de diferentes estilos, usos y religiones, en realidad un barrio congestionado con miles de puestos de todo tipo, y uno de los mayores mercados mayoristas de la India. Y hay de todo. Alimentación y comida, especialmente dulces; ropa (impresionante variedad de saris), calzado, cuero; productos electrónicos; libros y papelería; ferretería. El catálogo es interminable.

7.       El mercado de Clignancourt en París (Saint-Ouen es el nombre oficial). Con una tradición de más de cien años, en este popularísimo mercado de siete hectáreas sito junto al Periférico ya era en su origen un lugar donde encontrar las sobras de la sociedad de la abundancia

8.       El zoco de Marrakech. Se encuentra justo al norte de la plaza Djemaa el Fna, el corazón de la ciudad, y es el más grande de todo el Magreb. Aunque hoy en día podemos encontrar de todo, refleja todavía bajo el ajetreo superficial trazos culturales muy profundos. Los vendedores se agrupan en zonas: tinturas, aceitunas, productos electrónicos, cuero, alfombras…

9.       el mercado de San Pedro de Cuzco no deja a nadie indiferente. Ubicado en pleno centro de la ciudad, es una estructura de estilo industrial, de la escuela de Eiffel, cuya estructura de columnas metálicas contrasta absolutamente con los puestos que alberga, con todo el color de Perú, llenos de frutas y verduras, flores, ropa tradicional, artesanías… Y como casi siempre pasa con los mercados, es un estupendo sitio para comer y beber.

10.   Otro mercado imprescindible es Tsukiji, en Tokio. El más famoso mercado japonés de pescado, el más grande del mundo en su género, con cifras mareantes. Si somos madrugadores, podremos asombrarnos con la variedad y la cantidad de pescado que se mueve aquí. Ver las subastas de los mayoristas y el cortado del pescado es todo un espectáculo, y en el exterior podremos comer el sushi más fresco de la ciudad.

11.   El Merkato de Addis Abeba es el mercado de mayor tamaño de África. Esta ciudad en miniatura (y no tan miniatura) tiene, evidentemente, de todo. Es un mercado completamente vivo, es decir, utilizado por los etíopes para cualquier tipo de compra, lo que lo hace mucho más variado y atractivo. Eso sí, es un sitio sumamente concurrido, descuidado y… bueno, vivo.

12.   Saara es el mayor mercadillo de Río de Janeiro. Sus siglas (Sociedade de Amigos das Adjacências da Rua da Alfândega) no dejan de ser un guiño al origen árabe de los primitivos vendedores del barrio. Desde 1994, esta meca del producto falsificado acoge formalmente a todos los vendedores informales que quieran acercarse a vender cualquier producto imaginable en un caótico bazar sino-arabo-brasileño de difícil equiparación.

13.   En Shanghai se encuentra el Dongtai, un mercado (uno de los muchísimos de esta ciudad entregada al mercadeo) completamente diferente, lleno de antigüedades y objetos curiosos. Y quien dice eso dice souvenirs de lo más rancio, objetos vintage, retro y viejunos (de todo hay) y otras creaciones humanas sin utilidad conocida. Pero merece la pena darse una vuelta y regatear un poco, seguro que hay algo que nos encanta.

14.   Otro de esos mercados imprescindibles es Khan el Khalili, en El Cairo.  Un zoco casi milenario en uno de los pocos enclaves donde da gusto sentirse humano, entre macizas mezquitas y achacosos callejones, turístico sólo a medias, curioseando entre sus puestos podemos encontrar telas, alfombras o joyas de gran calidad. Lleva doscientos años abierto día y noche, así que no hay que preocuparse por los horarios.

15.   El insólito Damnoen Saduak, otro mercado tailandés famoso en este caso por sus puestos flotantes, las típicas barcazas planas tailandesas. Muy concurrido por los turistas extranjeros, habrá que hacer un esfuerzo extra por encontrar las frutas, hortalizas y especias que dieron origen a este mercado y reparar en el elegante y colorido ajetreo de las barcas.

No te olvides marcar cada uno de ellos, conforme los vayas visitando. Además te invitamos a enviarnos alguna foto que tengas en cualquiera de ellos y poder ilustrar aún mejor este artículo.

Escrito por Víctor Zamorano Blanco

OFERTA de viaje a Estambul.

OFERTA de viaje a Berlín.

OFERTA de viaje a Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *