ESTAMBUL CON LA MOCHILA

1 abril, 2015
Guía de Turquía

Estambul es la ciudad perfecta para conocer mochila al hombro. Aunque tiene una vocación evidentemente turística y los precios suben constantemente en proporción directa a su popularidad, en una ciudad tan grande y dinámica, tan viva, todavía hay espacio para la aventura y los presupuestos ajustados. No te engañes, el “todo incluido” no es la única posibilidad para conocer Estambul.

El transporte urbano en Estambul (la iETT) es muy diverso y bastante eficiente. La red de metro es la mejor forma de hacer trayectos largos pero los tranvías permiten al visitante aprovechar mejor el trayecto. En cualquier caso, el tráfico en Estambul es intenso pero no caótico, por lo que la densa red de autobuses y los taxis (excelente solución si viajamos en un grupo pequeño) son siempre una buena opción.

El Bósforo, el estrecho que separa y une a la vez los dos continentes sobre los que se asienta la ciudad, es una realidad inevitable. Aparte de las enormes obras (puentes y túneles) que unen ambos lados, los catamaranes Deniz otobüsleri y sobre todo los tradicionales ferrys y transbordadores (vapur y arabah vapur), abundantes y eficaces, son la mejor forma de acercarse al otro lado.

Estambul ofrece los suficientes desafíos al mochilero para ser un destino muy atractivo

Los alojamientos suelen ser la mayor preocupación de los viajeros. En Estambul es perfectamente posible encontrar un lugar barato y agradable donde dejar los bártulos y reposar el cuerpo. Los bolsillos apretados pueden optar por dos grandes modelos. Uno es el albergue de corte joven y cosmopolita que podemos encontrar en cualquier otro rincón del mundo. Un ejemplo son las clásicas guesthouses Mavi o Orient Hostel en pleno Sultanahmet.

El otro sería el pequeño hotel o pensión de corte más tradicional, pero habituado a clientela con mochila: alojamientos básicos en un clima más familiar, como el Hotel Çem o el Hotel Ararat ofrecen ubicaciones inmejorables o pequeños patios y terrazas impagables. Los que tengan su propio vehículo de tipo autocaravana pueden encontrar áreas habilitadas, más o menos caras y protegidas, a lo largo de la avenida Kennedy, prácticamente a la sombra de Topkapi.

Buena comida callejera y alojamientos correctos y encantadores

Respecto a la comida, cada estómago es un mundo, pero Estambul es la ciudad perfecta para los amantes de la comida sin pretensiones. Más allá de los kebaps y los dulces, en los puestos callejeros podemos disfrutar simits (imprescindibles pretzels turcos), zumos de granada y naranja o kokoreç (como los zarajos conquenses). Ah, en la plaza Taksim, ombligo de la Estambul moderna, es obligado probar las hamburguesas homónimas, empapadas en salsa de tomate.

Respecto a dónde ir… Aparte de la visita clásica por los zocos y el Cuerno de Oro, conviene ir más allá de la torre Gálata: Beyoglü es hoy por hoy el barrio que todo mochilero de carnet debe visitar en Estambul, ya que se ha convertido en el epicentro cultural alternativo de esta vibrante metrópolis. Música de calle, tienda y cafeterías con personalidad, el mejor urban artal este de Praga… Reivindicamos esa otra forma de conocer la ciudad: más allá de los mustmonumentales, de cerca, sin prisa, asistiendo a la vida cotidiana de la gente, caminando, comiendo y divirtiéndonos a su lado.

¡Anímate y revive este viaje a Estambul con nosotros!

 

Escrito por Víctor Zamorano Blanco 
Foto principal: Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *