conducir-por-la-izquierda

Consejos para conducir por la izquierda

24 julio, 2019
Viajes

Keep calm. Sabemos que conducir por la izquierda es un ligero inconveniente, un pequeño trastorno, un módico precio que todos los amantes del fly and drive pagan al viajar a países como Inglaterra, Nueva Zelanda o Tanzania. ¡Pero no te agobies! Aquí tienes algunos trucos para encarar la tarea sin miedos (o con el menor número de ellos posible). ¡Ánimo!

  1. Coche automático, sin lugar a dudas

Si no quieres sufrir durante todo el viaje el golpe contra la puerta que te vas a dar en la mano izquierda la primera vez que intentes cambiar de marcha, alquila un coche automático. Por favor. De hecho, la oferta de este tipo de vehículos suele ser bastante amplia en estos países, ya que saben que los extranjeros… lo necesitan.

  1. Infórmate de todo, todo y todo

En países tan alejados como Japón o Mozambique (en los que, sí, lo has adivinado, también se conduce por la izquierda) puede que algunas normas y señales de circulación sean algo diferentes a las españolas. Para que no te explote la cabeza al intentar descifrarlas a la vez que intentas controlar esa vocecita en tu cabeza que te dice que vas a chocar de frente en cuestión de segundos, infórmate.

Lo más importante de todo el proceso es no agobiarse. Seguro que en un par de días ya le tienes pillado el tranquillo a esto de conducir por la izquierda.

¡Hoy es más fácil que nunca! 

Métete en internet y googlea un poco.

Encontrarás cientos de blogs y páginas oficiales en las que podrás informarte sobre las particularidades circulatorias de cada nuevo destino.

  1. Piensa en grande, alquila pequeño

Vas a recorrer un país que no conoces en un coche que no es el tuyo y conduciendo de una forma a la que no estás acostumbrado. ¿De verdad crees necesario alquilar un 4×4? Ya es suficientemente difícil conducir por la izquierda como para complicarte más la vida.

Mejor decántate por un coche chiquitito, compacto y fácil de manejar. Además de poder aparcarlo en cualquier parte, te resultará más sencillo hacerte con sus dimensiones y luchar contra esa constante sensación de que vas a chocar.

  1. Las ciudades en segundo lugar

Comienza tu viaje por zonas poco transitadas. Seguro que no te gusta (ni a ti ni a nadie) conducir en medio de una ciudad repleta de tráfico, pero te gustará menos aún si no estás familiarizado con el lado de la carretera por el que debes conducir.

Los pueblos son una muy buena opción. De hecho, si recoges el coche de alquiler en el aeropuerto, que suele estar ubicado a las afueras de la ciudad, lo mejor es que sigas dirección a las zonas rurales y te olvides de la urbe hasta, al menos, un par de días después. También puedes practicar un poco por un aparcamiento o una zona despoblada antes de meterte en la autopista.

  1. Mejor mal acompañado que solo

En estos casos un copiloto viene de perlas. Y no solo por la compañía, sino porque te puede pegar un buen grito si te despistas y vas a entrar a la rotonda girando a la derecha.

Sobre todo si es la primera vez que vas a conducir por la izquierda, mejor ir acompañado.

Además, así cantáis a dúo las típicas canciones para viajar en coche.

  1. No te hagas pasar por veterano

Puede que tengas 20 años de carnet, pero conduciendo por el lado contrario al que te grita tu sentido común eres un auténtico novato. Así que mejor no te las des de listo. Facilita los adelantamientos del resto de conductores y ve siempre por el carril izquierdo (el más lento).

En las áreas rurales (donde las carreteras estrechas abundan) suele haber cada 200 o 300 metros zonas de arcén un poquito más anchas. Estas sirven para que los conductores cedan el paso a los coches que se encuentran de frente. Úsalos, sé amable y agradecido, no intentes forzar a que sea el otro el que pare para que tú pases.

  1. La vida, sin prisas, sabe mejor

Conducir a una velocidad excesiva siempre es una mala idea. Pero si, además, le sumas el peligro de conducir por la izquierda por primera vez, resulta un auténtico suicidio. Además, ¿no se supone que vas de vacaciones? Ve con tranquilidad, disfruta del viaje y no te agobies.

  1. Cúbrete las espaldas, por si acaso

Como ya sabrás, todos los coches de alquiler tienen un seguro. En este caso, mejor no te cojas el básico. Solo por si acaso. Si te cubres bien las espaldas irás más tranquilo en el coche y, en realidad, tendrás menos probabilidades de tener un accidente.

¡Ánimo! Conducir por la izquierda solo es cuestión de practicar y cogerle el tranquillo. Verás que en un par de días lo tienes más que controlado. Comparte este artículo con tus amigos para que también sepan que no es tan tan tan complicado. Y si vais a ir juntos pues… ¡más razón para que lo lean!

Compartir a través de:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *